Comentarios -artísticos- a las leyes de Clarke.

Compositores Españoles (I): Antonio José Palacios, el folclorista castellano.
febrero 2, 2018
5 discos de Shoegaze en Español
septiembre 3, 2018

Author ARTHUR C. CLARKE visits the set of 2001: A SPACE ODYSSEY, 1968

Arthur C. Clarke fue un divulgador científico y escritor conocido especialmente por su novela 2001: Una Odisea en el Espacio (que se basa a su vez en su relato El Centinela), a raíz de la adaptación de Stanley Kubrick en la que participó como guionista. En su legado, además de numerosas novelas y libros de divulgación, se encuentran las famosas leyes de Clarke publicadas en su ensayo "Peligros de la Profecía: la falta de imaginación", que se encuentra en el libro Perfiles del Futuro. Estas leyes dicen así:

  1. Cuando un científico eminente pero anciano afirma que algo es posible, es casi seguro que tiene razón. Cuando afirma que algo es imposible, muy probablemente está equivocado.
  2. La única manera de descubrir los límites de lo posible es aventurarse un poco más allá, hacia lo imposible.
  3. Cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia.

Pensando sobre las leyes, que tienen una profunda perspectiva científica, comencé a vislumbrar que se les podría hacer un comentario desde un punto de vista artístico. Normalmente los comentarios y corolarios que se hacen a este tipo de leyes tienen un toque poético y cómico, empapados por el espíritu de las greguerías, así que están enfocados de ese modo.
Un ejemplo muy bueno de este tipo de comentarios y corolarios son los propuestos por diferentes autores para la Ley de Murphy ("Si algo puede salir mal, saldrá mal"). De los comentarios a ésta, mis favoritos son:

  • Ley de Fulton: “El esfuerzo para recoger al vuelo un objeto que se puede romper, producirá un desastre mucho mayor que dejarlo caer”.
  • Paradoja de Siverman: “Si la Ley de Murphy tiene que salir mal, saldrá mal. “
  • Corolario de Jenning: “La probabilidad de que la tostada caiga con la mantequilla hacia abajo es directamente proporcional al precio de la alfombra.”

Mi propuesta de comentarios -artísticos- a las leyes de Clarke es:

  1. Cuando un crítico del arte eminente pero anciano afirma que algo es bello, es casi seguro que tiene razón. Cuando afirma que algo es grotesco, muy probablemente está equivocado.
  2. La única manera de descubrir los límites de lo bello es aventurarse un poco más allá, hacia lo sublime.
  3. Cualquier arte lo suficientemente avanzado es indistinguible de la locura.